NO NACE QUERERLA: ESPAÑA: LA MADRASTRA MALCRIADA

CANARIAS 14 de febrero de 2021 Por Ana Rivero
Ya decía Secundino que a nosotros no nos vuelve odio alguno al pueblo español, sino a su Estado. Pero nuestra lucha es una causa de amor a Canarias, un objetivo que responde a la sana intención de mejorar la vida de quienes han nacido o viven con nosotros en esta Patria. Por eso no nace querer a esta madrastra arbitraria.
FB_IMG_1613425704678

NO NOS NACE QUERERTE ESPAÑA, PORQUE SIEMPRE HAS QUERIDO SER UNA MADRASTRA MALCRIADA

 Con un "¿de qué vais a vivir?" nos amenazas siempre, eres tú la que nos quieres atada a tus limosnas y migajas, encorsetados a Europa, en vez de ser el centro del comercio mundial para todos los que por el Atlántico pasan.

"Os invadirá Marruecos" , decías altanera, cuando es precisamente por tu culpa e incompetencia hoy, tanta irracionalidad  se paga.

"No estáis hechos para trabajar, sois aplatanados", pero todo el que con inteligencia por aquí pasa, se percata de que hemos domesticado la lava, el viento, el mar y hasta el abandono y las desesperanzas.

"Mirad vuestro DNI y dejaos de chorradas", como si un simple papel que caduca y por el que hay que pagar tasa, pudiera imponerte una nacionalidad que no te salga del alma.

"Todos los guanches que había murieron y vuestros antepasados venían de España", creyendo ilusos, que esto es cuestión de RH o de razas del pasado, en vez del anhelo de ser protagonistas de un mejor presente y  futuro que nunca nos dará la España que un día fue árabe, goda y hasta afrancesada, pero ayer y hoy, de la picaresca y la corrupción hermanastra.

Me pides que te quiera y sin embargo una y otra vez me consideras menos, mis problemas te resbalan, me llamas víctima si me quejo y miras para los celajes cuando nuestra triste realidad te delata.

Hace más de 500 años llegaste, tus hombres de fe nos dieron tu religión, tu soldadesca abuso y asesinó con sus armas. Aquellos primeros canarios que te vieron plantar tu bandera te recibieron con nobleza, pero al arrebatarles todo sólo tuviste para con ellos esclavitud, violencia, colonización y para ti todas las riquezas. Eso pasó hace mucho tiempo, cierto, pero pareciera que, aun con modos y maneras más suaves, no eras capaz de respetar nada. Sigues recordándonos en esencia quien manda y quien debe callar.

No te odio España. Tu pueblo llano sufre de los abusos de tus élites, sobrevive a las mismas corruptelas, picarescas e injusticias que parecieran fueran tu marca. Con ese pueblo hemos recorrido, como hermanos, siglos de avatares, de circunstancias, pero va siendo hora de que, al menos nosotros, dejemos de sufrir tu condición de MADRASTRA MALCRiADA y sigamos siendo familia sí, pero en la distancia, desde el respeto mútuo, de alma a alma, pero no como colonia maltratada.

Te puede interesar