MILES DE PALMEROS ABANDONADOS POR EL GOBIERNO ESPAÑOL Y AUTONÓMICO

CANARIAS 29 de marzo de 2022 Por Redacción
Mientras el foco mediático estuvo puesto en la erupción, la población de La Palma recibía un aluvión de promesas por parte de todas las administraciones. Recientemente, como si de homenajes y reconocimientos simbólicos se pudiera subsistir, todo un séquito de dirigentes estatales y autonómicos, volvió a realizar un simulacro de solidaridad en un acto público televisado con motivo de la reunión de presidentes.


Se han cumplido más de cien días desde que el volcán dejó de rugir, pero son muchos los que aún no han podido volver a sus casas y, mucho menos, rehacer sus vidas. Las ayudas de alquiler no han llegado en tiempo y forma –se encuentran aún en trámite– y las viviendas provisionales prometidas tampoco han sido para todos. Una parte de los más de 7.000 evacuados durante la erupción sigue, tres meses después, viviendo de prestado. Habitaciones libres de amigos o familiares, garajes reacondicionados o, incluso, caravanas han sido, desde hace medio año, el refugio de personas que hoy se ven "cerca de la indigencia", como resaltó Alberto Hernández, de la iniciativa de apoyo ciudadano, en una comisión parlamentaria celebrada la pasada semana. Los vecinos piden buscar todas las alternativas posibles para poder acelerar el Plan de Reconstrucción así como información más concreta para poder hacer frente a su propio futuro. 

Se ha enviado y gestionado un montante de ayudas mayor a Ucrania y sus refugiados por la guerra que para los palmeros tras el volcán. Y es que una cosa son los montantes anunciados y otra muy distinta es lo que finalmente se ha materializado. Lo más urgente, techo y medios para subsistir de miles de palmeros damnificados sigue en el terreno de las declaraciones, que no de las realidades. Una vez más, la sociedad civil, familiares directos y amigos sigue siendo la única red real de solidaridad con las personas que atraviesan dificultades de cualquier índole en Canarias. Una vez más, las visitas, los llamados, las fotos y los titulares son la respuesta de las administraciones, desde la Casa Real española a los municipios canarios.

El dirigente de uno de los colectivos de afectados es tajante; "Las ayudas han sido una estafa mediática".

“Esto no es una balsa de aceite, estamos descontentos, queremos colaborar y estamos ausentes de la toma de decisiones”, indica.

Domínguez apunta que el cumplimiento de “las promesas” se retrasa y lamenta que la erupción “es una oportunidad de hacer las cosas bien y despegar otra vez” con inversiones, al tiempo que rechaza el decreto urbanístico que abre la puerta a la reconstrucción de las 600 primeras viviendas arrasadas por la lava porque se ciñe a los tres municipios afectados, Los Llanos de Aridane, El Paso y Tazacorte.

En esa línea, destaca que los precios del suelo rústico “se han disparado” desde que se realizó el anuncio por parte del Gobierno de Canarias por lo que piden que se pueda construir en toda la Isla.

Sobre las viviendas para afectados señala que asumen que no se pueden entregar con la rapidez que les gustaría pero se oponen a las casas tipo contenedor que ha adquirido el Gobierno regional y en cuanto a las ayudas, no entiende el retraso en la entrega de las donaciones cuando hay un registro único de afectados y se han hecho los baremos sociales.

“Los políticos locales del Cabildo y los ayuntamientos podían lucirse y se les ha vuelto en contra”, indica.

 Los palmeros se han cansado de aplaudir. Miles siguen viviendo de las promesas.

Te puede interesar