EL GOBIERNO "FLORERO" DE CANARIAS SIN PLAN DE CONTINGENCIA ANTE EL CLIMA DE GUERRA Y SANCIONES INSTALADO EN EUROPA

CANARIAS 31 de marzo de 2022 Por Redacción
El gobierno colonial, como siempre, a verlas venir, a mirar para la marea, mientras se agolpan acontecimientos que, por falta de capacidad y actitud súbdita, nos volverá a coger sin la proactividad necesaria.
IMG_20211008_201246

Anda callado el gobierno florero presidido por Angel Victor Torres y sus socios de NC y Podemos. Sólo se han limitado a decir que ellos no podrán acoger a familias ucranianas, teniendo como tienen los centros de acogida de migrantes completamente saturados por el abandono y la insolidaridad de España y la UE. Angel Victor Torres, que como en todo vende más de lo que hace y llora más de lo que lucha por los intereses de Canarias, anda intentando pasar de puntillas por la crisis bélica y las sanciones "sin precedentes" con que la UE pretende enterrarse así misma para regocijo norteamericano, cerrándose toda relación comercial con su mercado ruso, empujada por la incapacidad que supone tener una política exterior propia, con criterio y sin las extravagancias grotescas del Borrel español.

Canarias necesita armar cuanto antes un plan de contingencia que permita tener previsto una respuesta a los diferentes escenarios que se pueden dar en las próximas semanas. No puede ser que, ante lo que puede suceder en las próximas meses, el incapaz consejero de economía y hacienda, el ahora "canarista" Román Rodríguez, siga paseando su ego y narcisismo con temas más triviales. Bien es cierto que nuestra condición de colonia poco margen de maniobra y decisión le deja a un gobierno que es súbdito del español, pero no es menos importante que otro mazazo a la economía canaria, tras el descalabro dejado por la pandemia, dejaría tocado de muerte a amplios sectores sociales y económicos del archipiélago.

Nada se puede esperar del gobierno español, que ya demostró su tendencia al "sálvese quien pueda" en las dos últimas olas de la pandemia y ahora con más razón que, movido por aquel espíritu quijotesco de Aznar en 2003, ya anda metido en otra guerra que no es nuestra.

Lo primero que debería ir dejando claro el "gobiernito" de este falso autogobierno, es cómo se van a resolver los profundos agujeros que las sanciones a Rusia van a producir en el sector turístico y el  más que probable cero turístico que podría generarse de estallar un conflicto que tocaría de lleno en las economías de Europa. En este clima de paranoia desatada, pareciera que nadie es capaz de reconocer que cargándose toda relación con Rusia para castigar a su gobierno, también se está castigando a los sectores económicos que dan empleos a decenas de familias trabajadoras de territorios, como Canarias, que poco o nada se juegan en el ajedrez de intereses cruzados que han llevado a esta enfermiza atmósfera belicista.

Es fundamental que el gobierno florero cree un gabinete de expertos que elabore, con urgencia, un plan de contingencia de mínimos y máximos, que por lo menos nos permita situarnos con cierta prospectiva y previsión ante lo que puede suponer en la colonia el que se desate una guerra mayor en Europa.

Mucho nos tememos que, si no han sabido responder a una erupción volcánica, también reducirán su gestión de esto a las palabras vacías, el lloriqueo y el dejar hacer, dejar pasar.

Te puede interesar