EL PNC "SACA A PASEAR" LA LEY DE RESIDENCIA

CANARIAS 19 de septiembre de 2022 Por Semanario LA RAÍZ
Cada vez que las elecciones se acercan, el PNC saca un cartel y da dos conferencias sobre la necesidad de una ley de residencia. Cuando consiga cerrar su pírrica presencia en las candidaturas de CC, dará por terminado su último simulacro de coherencia. Una pena.
2022072207335275564

El PNC pudo ser una herramienta política valiosa para los intereses generales de Canarias, pero un día tuvo la enorme mala suerte de unir sus destinos a los de CC. Su máximo dirigente en los últimos 20 años, prefirió hipotecar esta oportunidad y lo apostó todo a favor de su ego. No es verdad, como vende en su defensa, que la visibilidad de las siglas le han permitido hacer política. No es verdad que "su PNC" haya influido en CC o en la política canaria gracias a la pérdida de su independencia y un cuarto de hora de foco parlamentario mensual. El PNC se desinfló de militancia, reputación y credibilidad. Prefirió hacerse el harakiri político y, ni caída ya "la cabeza" de su hoy Presidente de honor, las cosas no responden a otras consignas que no sean las de él.

FcxTqkeWYAAnGik

Por el camino sólo se le conoce su reivindicación de una ley de residencia. Eso sí, con sordina, mezclada con llamados a "constitucionalizar" una medida que no sería tal si no regulariza también a los residentes ya llegados de España. Juan Manuel García Ramos nos recuerda el papel jugado por Alfonso Guerra en aquel PSOe que quería pasar por izquierda. Lo sacaban a pasear y después lo metían de nuevo en "su jaula". García Ramos saca a pasear esta reivindicación más como un "as" de marketing electoral, que por convicción. Ahora lo vuelve a hacer con la enésima campaña de 4 carteles y dos conferencias, como si la última purga que ha hecho en su partido pudiera olvidarse. La media docena de personas que hoy forman el PNC quieren pactar su cuota en las listas de CC.

Hace mucho tiempo que la gente del común sabe diferenciar las propuestas de quienes las proponen. Una ley de residencia, una ley que limite la capacidad de carga poblacional y dé verdadera sostenibilidad a este territorio en ese aspecto, es vital y urgente. Otra cosa distinta es que alguien se crea ya a los mismos que han estado empantanando toda posibilidad de que se implante en estas últimas décadas. Por ende, haría bien el PNC en abandonar su ridícula pose. Sus dirigentes no confunden ni engañan ya a nadie. Como Román Rodríguez, agarrado a la misma candinela, pero esa, esa es otra historia y a peor.

Te puede interesar