CAMBIO DE ESTAMPITAS POR DEBAJO DE LA MESA

CANARIAS 08 de abril de 2022 Por Jose Carlos Martin
Sánchez y Mohamed VI se han visto ya las caras tras intercambiar cartas de amor estos últimos meses. Su "tinder" norteamericano les ha hecho ver que pueden ser el uno para el otro y sus "encontronazos" deben aparcarse. Hay un gran negocio en ciernes y canarios y saharahuis sobran.
Screenshot_20220408_030050
Semanario-La Raiz

El eje Marruecos-EEUU-España tiene puestas todas sus miras en los fosfatos y oro que se esconden en los suelo saharahuis y en las tierras raras, telurio y cobalto de "las abuelas" submarinas al sur de Canarias. Al "convite" están invitados Israel, Francia y  hasta empresas mejicanas.

España ha pactado con Marruecos establecer una mediana que ningunea el derecho internacional del Mar y se establecerá al margen de un TNA aplastado (el saharahui) y otro que, si cundiera el sentido común, representaría riqueza para sus pobladores, el canario. 

España cree que su nuevo socio es de fiar y que cortara el flujo migratorio con que lo ha chantajeado años atras y que facilitaría poder hacer más fácil la llegada del gas argelino que tendrá que sustituir la dependencia del ruso que tiene la UE. Ya se encargará la OTAN de desestabilizar Argelia para cuadrar el cìrculo que se persigue. Prepárense para otra Libia. 

Y a todas estas anda el infantil gobierno florero canario pidiendo explicaciones sobre "el giro" autonomista para el Sáhara sin percibir el aldabonazo colonial que se prepara para los minerales submarinos. Ni caladero de pesca, ni petróleo ni ahora minerales: los canarios son nadies en esta zona de la costa africana. Nadies, que no es lo mismo que nada porque, a poco que definitivamente Rusia y China se conviertan en los candidatos de un Nuevo Orden Mundial, acabaremos como Base Naval también para vigilar el pastel africano. 

Es de traca que haya sido con el autodenominado "gobierno más progresista de la historia de España", con el que la dictadura feudal marroqui, el viejo imperialismo yanqui y el sionismo más africano hayan encontrado su socio más notable. La España que nunca ha tenido política exterior en Africa ha abierto sus ojos  y sus garras para hacer negocios al sur si, por aquello de la testosterona de la UE con lo de Ucrania, hay que buscar salidas en este norte africano por explotar. 

El cambio de estampitas con quienes son expertos en hacer trampas como mafiosos que son tiene muchos peligros. Mucha carta marcada, muchos ases y comodines. Habrá que buscar quien ilumine el tablero canario porque, de lo contrario estaremos condenados a pasar de solárium a el Dorado africano de estos piratas modernos. 

Te puede interesar