TIMANFAYA: AVARICIA Y DESCONTROL PARA HACER CAJA

CANARIAS 05 de octubre de 2022 Por Semanario LA RAÍZ
Si César Manrique levantara la cabeza y visitara su obra en Timanfaya, sacaría a palos a sus "mercaderes", como Jesucristo a los ladrones del templo. Vería colas kilométricas de vehículos en marcha durante horas y vehículos en marcha a más de 29 grados de temperatura. Vería descontrol, avaricia y nada que se parezca a sostenibilidad. Vería a políticos que se llenan la boca con su nombre, pero que no quieren oír hablar de moratoria, ecotasa y control de población. De traca.
FB_IMG_1664924470150

El caos se apodera del Parque "nacional" de Timanfaya todos los veranos pero ya casi es igual el resto del año. Como si de un Parque temático se tratará, como si a un parque de atracciones se fuera a acceder, las entradas Timanfaya se ha convertido en un espectáculo que denigra uno de los lugares más emblemáticos de la isla y que rompe completamente con el santuario de la naturaleza que es. Ruido, basura, niños en coches aguantando altísimas temperaturas, caos de gestión, falta absoluta de criterios racionales de sostenibilidad, esa es la realidad a la que se ha llegado por la avaricia desmedida de un Cabildo conchabado con los empresarios del sector. Y todo por hacer caja, siempre lo mismo. 

FB_IMG_1664924499949

Es inconcebible. Canarias no puede seguir por más tiempo soportando este modelo de turismo depredador y ecocida. Los atentados a nuestro patrimonio se dan por todos lados. La impunidad es brutal y descarada. Nadie cumple la ley, nisiquiera las instituciones que las dictan. No importa que sean espacios protegidos, reservas naturales, parques nacionales, etc. Nadie controla ni pone orden. Ellos consideran nuestra tierra como "su gallina de los huevos de oro", su finca y ya no escatiman ponerse fuera de la ley porque la ley no existe. 

FB_IMG_1664924484354

Esto no va ya sólo de Moratoria y de imponer una ecotasa. Va de legislar ya un cupo de carga turística y de población. No más rizar el rizo con estudios dilatación. No más demagogia, desidia y cobardía. 

Se acaba el tiempo. Es ahora. 

Te puede interesar