EL ESTADO ESPAÑOL: ÚNICO CULPABLE DE LA VIOLENCIA

LO QUE PENSAMOS 12 de febrero de 2021 Por Jorge Santana
Lo de Arguineguín no fue sólo improvisación y tampoco lo de Marlaska es sólo prepotencia. Nada nuevo en la colonia, salvo la violencia, pero de esa, el principal culpable es el Estado español.
94022498_2867633303292456_6423266360175886336_n

BLANCO SOBRE NEGRO: EL ESTADO ESPAÑOL ÚNICO CULPABLE DE LA VIOLENCIA

La hija de la independentista saharahui Aminatou Haidar fue agredida hace unos días por racistas en Las Palmas. También la capital grancanaria ha tenido que presenciar como jóvenes magrebies y subsaharianos han sido amenazados, apedreados y disparados con balines por incontrolados. Jóvenes canarios han sido heridos por arma blanca, golpeados y robados otros y alarmados muchísimos canarios que han tenido que presenciar actos de violencia amplificados, pero reales, en distintos puntos del archipiélago. Todo esto podría convertirse en un problema mayor a poco que "una chispa en pinocha" prenda. Pero no nos podemos dejar engañar: el único culpable de que todo esto esté ocurriendo es del gobierno del Estado español. Porque son ellos los que han confinado doblemente a los migrantes en islas, las nuestras, convertidas en su cárcel. Son ellos los que, por no dejarles marchar a Europa o regresar a sus países de origen, los tienen en campamentos inmundos, abandonados en barrancos, sin control en las calles o en hoteles que tampoco pueden acogerlos sine die. La España racista, la Europa racista, ha dejado tirado al gobierno de la colonia, que tampoco atiende a su propia población agotada y angustiada por el desempleo, los Ertes, pobreza y falta de ayudas. España paga que Canarias sea su muro, pero no tiene los mismos dineros para sacar de la miseria a barrios enteros. España paga hoteles y campamentos para mantener su apartheid, pero al tiempo tiene colapsados y sin respuestas los ingresos mínimos vitales, los subsidios de desempleo, el escudo social a los pequeños autónomos. Para colmo, cuando algunos descerebrados se dejan llevar por los bulos de la ultraderecha y los periódicos les hacen miserablemente el juego, la violencia surge y todas las víctimas se enfrentan entre ellas.

El Estado español debe abrir corredores humanitarios desde Canarias a España y UE, debe deportar a aquellos migrantes que quiebren la normal  convivencia en los barrios que los han acogido, debe inyectar los fondos de ayuda que decenas de miles de familias canarias necesitan con urgencia y debe abrirse a debatir y permitir una ley de residencia, porque Canarias tiene una capacidad de carga limitada, venga de donde venga esa inmigración. También la española y europea.

A día de hoy, será el delegado del gobierno español en Canarias, el culpable de lo que pueda pasar en las próximas semanas. Debería haber dimitido ya, porque es el culpable de lo de Arguineguín, el culpable de las condiciones de los campos de concentración, el culpable de la primera dispersión en la plaza de la Feria, el culpable de las agresiones que se están dando y sus víctimas. Lo que ocurra en conjunto sin embargo tiene, por omisión, otros tres nombres y culpables: Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Fernando Marlaska por abandonar a los canarios a su suerte, por mirar para otro lado abandonando también a los migrantes y por abocar a todos a una doble tragedia y hasta violencia.

Te puede interesar