LA GUERRA NUNCA ES SOLUCIÓN: OTRA VEZ MENTIRAS DE DESTRUCCIÓN MASIVA

LA BAJA DEL SECRETO 20 de marzo de 2022 Por Pedro Hernández
Se pongan como se pongan los sesudos belicistas, la postura más racional sobre la escalada de tensión entre EEUU y Rusia sigue siendo la misma que en otros "conflictos" en los que "las mentiras de destrucción masiva" pueden desencadenar una guerra.
images (1)

Vuelve EEUU y los intereses de los lobbys que manejan sus gobiernos a querer imponer la guerra al sentido común. No hay continente que no haya sufrido sus injerencias y manejos. No hay lugar del planeta donde no lleguen los tentáculos de su hacer belicista e imperialista. No importa cual sea el partido que gobierne, EEUU siempre responde desde las mismas coordenadas, las de sus grupos de poder que, generalmente, van en contra dirección de la paz, el respeto a la Autodeterminación de los pueblos y la normal convivencia entre las naciones.

Aquellos que creían que, con un presidente distinto a Trump, las relaciones internacionales podrían discurrir por derroteros más racionales, descubren ahora que Biden es un más de lo mismo. El América para los norteamericanos siempre ha tenido una extensión más o menos explícita en otros continentes, pero la, pérdida de norte político de la UE puede traer la guerra de nuevo a un continente que vendió a sus ciudadanos un día que no eran un mero observador de los desmanes norteamericanos en medio planeta.

La OTAN, ese muerto viviente disfrazado de misionero de paz en las últimas décadas para mayor falacia, quiere tensionar ahora países que representan, más allá de almacenes de materias primas estratégicas, emplazamientos desde los que volver a tensionar y amenazar la estabilidad mundial. El país que más bases militares tiene fuera de sus propias fronteras, que más participación directa e indirecta ha tenido en guerras y conflictos desde la segunda guerra mundial, el país que más ha ayudado a poner los DDHH por detrás de sus intereses geoestratégicos con mentiras de destrucción masiva como estandarte, pretende ahora amenazar nada menos que a Rusia.

No tiene el mundo, precisamente ahora, problemas acuciantes que necesitan de una mirada más conjunta y participada, como el cambio climático o el afrontamiento de estrategias futuras para el abordaje de nuevas pandemias, como para sumar una nueva preocupación, más trascendente aún, como un conflicto entre potencias o paises nucleares.

Toda guerra terminan pagándola con su vida los más débiles, los de abajo, los pueblos y las guerras imperialistas más aún.

La participación de España con el envío de armas y la ofensiva mediática de soporte,  nos recuerdan ya al patético y vergonzoso papel de aquel gobierno de Aznar que se sumó a una guerra por salir en la foto. La presencia de tropas españolas en conflictos de estas características, es cuando menos, una muestra del papel de escudero y pelele que históricamente han jugado los "sociolistos" españoles en el concierto internacional. Pedro Sánchez se apunta a ser el nuevo "cuñado" de la OTAN que ya jugó Felipe González y Aznar, saca pecho y cara, la de un "Torrente" que se apunta  a hacer las cosas de forma chapucera y poco cabal.

Vaqueros y Torrentes apuntados a toreros contra una Rusia en donde también hay quien se apunta a Zar.

Canarias, fiel a su histórica apuesta por la paz y la neutralidad, dice NO A LA GUERRA Y NO A LOS PLANES DE LA OTAN.

Te puede interesar