LOS EX QUiEREN VIVIR DEL CUENTO

CANARIAS 09 de septiembre de 2022 Por Semanario LA RAÍZ
Jerónimo Saavedra quiere un sueldo vitalicio por haber sido presidente y Torres, que un día será ex, también. Será de traca ver cómo Román, Angel Víctor y Clavijo siguen en la "teta" hasta el final de sus días, sin pegar un palo al agua y a este ritmo liderando sus partidos. Ya hablan de oficina, coche y 75.000 euros por "cara".
header-1524242699548-medium

Se ampara el "jeta" de Jerónimo Saavedra en que más del 50% de las comunidades autónomas españolas han tragado con eso de hacer a sus señorías jubilados de súper lujo. Ya cobra D.Jerónimo una "paguita" por haber sido ministro de la metrópoli, pero ahora se reivindica como ex para seguir viviendo a costa del ciudadano.

Un servidor público, entiéndase por ejemplo un médico que salvó vidas o un maestro que las forjó, serian más merecedores de una compensación por sus servicios al común. ¿Porqué alguien que accedió a un cargo sin más mérito ni capacidad demostrada, debería cobrar un sueldo público vitalicio?¿A qué ese privilegio, por no llamarlo de manera más cruda, para quien fue retirado de ese puesto por voluntad de su pueblo, por incapacidad manifiesta para llevar sus asuntos generales?. ¿Qué capacidad asesora tienen quienes estando en sus puestos demuestran o demostraron ser unos toneles?

Si no teníamos suficiente con las puertas giratorias, con el cementerio de elefantes del Senado, ahora llega el tener que retribuir con más de 70 mil euros a "floreros" que no aportarían nada nuevo, nada bueno. 

Anda Angel Víctor preparándose "lo suyo" cuando dice que habrá que pensarlo, Román busca ya las perras y Clavijo se alegra de que ni siquiera tendría que vivir del Senado. Ellos se lo guisan y ellos se lo comen. Ponen a Jerónimo de telonero, de pregonero del asunto, a sabiendas de que "se sabe música y letra" y eterno divo de este teatro colonial. 

La Casta busca seguir viviendo del cuento, cobrar por sus servicios prestados a la rapiña del sufrido pueblo canario, contribuidor nato a la saca de estos impresentables. 

No esperemos que cunda el sentido común. No es el más común de los sentidos. En Canarias hay gente que ni ve, ni oye, ni siente. Traga y punto. Pueblo eunuco éste que se limita a ser mero espectador de esta trama que los toma por borregos.

Te puede interesar