GARCIA RAMOS PIDE QUE MIL "PIOLINES" VENGAN A CANARIAS: ¿QUE FUÉ DE LA LEY DE RESIDENCIA?

CAMPAÑAS 07 de octubre de 2022 Por Semanario LA RAÍZ
El sentido común apuntaría a que un nacionalista canario que entendiera que el Estado no cubre una necesidad o demanda de la población a la que representa, demandara que esa competencia la tuviera un gobierno propio, en este caso, el que se llama canario. En Canarias sin embargo tenemos a los "raras avis", a los especímenes más extravagantes e incongruentes que, colocados bajo la denominación de nacionalistas caen en las más escandalosas contradicciones. Juan Manuel García Ramos es uno de ellos; los lunes pide una Ley de residencia. El resto de la semana pide, como es el ejemplo, 1000 nuevos policías y guardias civiles al Estado.
descarga (2)

La demanda de García Ramos

García Ramos pide al Gobierno que dé respuesta a las demandas de más efectivos policiales en Canarias. García Ramos cuestiona la falta de transparencia e insiste que, “con ese aumento de criminalidad, de llegada de inmigración por mar y la visita de turistas, es preciso, al menos, completar los catálogos previstos que permite garantizar el sistema de seguridad pública, que junto a nuestro clima y al desarrollo social son algunos de los atractivos de nuestra tierra. El diputado del Grupo Nacionalista Canario, Juan Manuel García Ramos, ha reclamado hoy al Gobierno de Canarias “que no haga oídos sordos a las demandas de la Confederación Española de la Policía, que reclama refuerzos urgentes de efectivos debido al aumento de infracciones penales y a la llegada de pateras”.

Estas cifras, “han puesto en jaque la escasez de efectivos policiales”, que en Canarias, ascienden a 7.709 guardias civiles y policías nacionales, “algunos más que en 2017, aunque entre 2011 y 2016 las plazas descendieron notablemente”. En la actualidad, “faltan 1.075 plazas para cumplir con los catálogos previstos, ya algo anacrónicos, porque están diseñados en fecha previa al aumento de llegada de turistas a las islas”, afirma el diputado que además, lamenta que las responsabilidades de la Guardia Civil y de la Policía Nacional “parece estar siempre en discusión” debido a que, la Guardia Civil se queja de que sus responsabilidades en costas y fronteras son “robadas” por la Policía Nacional; mientras que este cuerpo se queja de que la Guardia Civil quiere tener “voz en extranjería y operar en las competencias que hasta ahora, han sido responsabilidad del Frontex”.

Ante esta realidad, García Ramos cuestiona la falta de transparencia e insiste que, “con ese aumento de criminalidad, de llegada de inmigración por mar y la visita de turistas, es preciso, al menos, completar los catálogos previstos que permite garantizar el sistema de seguridad pública, que junto a nuestro clima y al desarrollo social son algunos de los atractivos de nuestra tierra .

Las contradicciones de quien no puede llamarse nacionalista canario

Es del todo contradictorio que un nacionalista que, al menos en teoría, debería aspirar a que todas las competencias posibles estuvieran en manos de un gobierno propio, pida mayor refuerzo de la dotación y competencias que el Estado tiene ya en el archipiélago. Sería más lógico que el Sr, García Ramos, argumentara que, ante la dejadez del Estado en toda materia, fuera el gobierno canario quien asumiera las funciones y se dotara de los recursos y dotaciones correspondientes. Sería más lógico que demandara que la plantilla de la llamada policía canaria se ampliara y que ésta asumiera competencias plenas como ya tienen en otras zonas del Estado español. Parecería más lógico que el Sr. GArcía Ramos tuviera una visión menos "sucursalista" y entendiera que la necesidad de tener seguridad en las calles de Canarias no es algo "que se incorpore al paquete turístico", sino a una normal convivencia en unas islas de por sí muy castigadas por una crisis social evidente. Debería ser otro el discurso de alguien que se considera tan letrado e intelectual, porque cuando relaciona criminalidad con inmigración o pateras, está haciendo el mismo discurso que el nacionalismo español más rancio, ultra y racista.

El Sr. García Ramos, cuyo partido se encuentra en mitad de una de sus campañas fantasma por una ley de residencia, solicita al Estado que otros mil policías con sus familias vengan a Canarias. Al dirigente del PNC no debe parecerle incongruente una cosa junto a la otra. Nada le hemos oído al Sr García Ramos sobre la instalación de mafias italianas y rusas en el Archipiélago, Esas que no llegan en patera y que sí que generan una delincuencia de alto standing en Canarias. 

El problema de un intelectual no está en lo que desconoce, sino en lo que conoce y calla, en lo que conoce y deja pasar, en lo que conoce y por cobardía conviertE en mentiras para poder llenar su estómago y vanidad de estar junto al poder. Juan Manuel García Ramos eligió ser un intelectual muerto en vida. Lo triste es que se llevó a su tumba al PNC.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar