PÁNICO A LA INDEPENDENCIA: UNA FOBIA TRABAJADA A PULSO

LO QUE PENSAMOS 02 de marzo de 2021 Por Semanario LA RAÍZ
La psicología clínica tiene más que diagnosticado el origen y la sintomatología de las fobias. Ansiedad, angustia y miedo son arietes que van de la mano. Sólo hay que generar el estímulo apropiado y se activan. El resultado, las conductas de evitación.
Screenshot_20210302_214505

La psicología clínica tiene más que diagnosticado el origen y la sintomatología de las fobias. Ansiedad, angustia y miedo son arietes que van de la mano. Sólo hay que generar el estímulo apropiado y se activan. El resultado, las conductas de evitación.

Hay muchas manifestaciones psicológicas, mentales o emocionales que las personas presentan a nivel individual que se reproducen colectivamente de igual manera, otras que incluso se exacerban y las menos disminuyen. La ansiedad, la angustia o el miedo colectivos son de las que se contagian, se multiplican, se extienden y aumentan con facilidad porque, para quienes las padecen o estimulan, al detonante es de implosión rápida, se retroalimentan y los síntomas lo inundan todo.

El pueblo canario tiene miedo a la independencia. Alguien durante siglos y décadas se ha encargado de proyectar un escenario apocalíptico, lleno de catástrofes y males sin par si eso ocurriera o siquiera se planteara. Hambre, miseria, invasiones, guerra, caos, etc. ¿Quien en su sano juicio no entraría en pánico ante un escenario descrito así?. La fórmula es tan vieja como la humanidad misma. Cuando los rayos caían del cielo y no llovía la razón se buscaba en el castigo de algún Dios enojado por no rendir este o aquel tributo. Cuando la esclavitud, a ningún esclavo se le pasaba por la cabeza arriesgar su techo y comida y prefería ofrecer su vida y hasta su muerte al amo de turno. En la plantación de esclavos, aquel que trabajaba en el interior de la casa del amo no estaba dispuesto a perder su condición más "ventajosa", por unirse a los que eran salvajemente explotados en los campos y querían rebelarse. Los obreros del siglo XIX preferían el silencio y la resignación antes que la revuelta, porque el poder tenía una organización y una fuerza bruta de la que ellos aún carecían. Pero sobre todo, siempre, la activación del miedo era y es el mecanismo más disuasorio, más potente, más duradero, más bloqueante. La historia de la humanidad nos enseña sin embargo que, cuando el conocimiento trajo respuestas los dioses dejaron de mandar, cuando los esclavos supieron de la libertad no hubo cadenas que les pararan, cuando los obreros descubrieron que eran mayoría los de "arriba" tuvieron que pensarselo mejor.

Aprendamos de la psicología clínica. ¿Cómo se supera una fobia?. Afrontando, desmontando las creencias irracionales que la sostienen, amortiguando los síntomas que más mortifican y agobian. El miedo es un gigante con pies de barro. Si llueve pierde altura por su base, se hace más pequeño, lo pones a tu alcance y finalmente lo vences.¿De verdad podría vencer la españolidad a la canariedad política si le perdiéramos el miedo a sus tópicos típicos?. Esos que repiten machaconamente: ¿de que vais a vivir?¿quien os defenderá de la invasión marroquí?¿Vas a ser africanos?. Todos estos interrogantes generan pavor en una población canaria mayoritariamente colonizada, desinformada, cognitivamente distorsionada por infundios, bulos mil, pero sobre todo condicionamientos socioeconómicos que ya de por sí son díficiles. Desmontar esos escenarios es una labor de información, sensibilización y concienciación fundamentales. La españolidad recalcitrante, fundamentalista y e irreductible en Canarias es minoritaria, de "garbanzos". A la mayoría social sólo se la sostiene en la españolidad con trabas, porque la alternativa anticolonialista no está lo suficientemente elaborada, argumentada, socializada y divulgada. 

Sin miedo, la ansiedad y la angustia son menos. Sin miedo a la independencia el colonialismo tendría los días contados. Sin la losa inmensa de la desinformación y credo dependentista que la sostenga, hay una parte de la sociedad canaria que se articularía en torno a un horizonte anticolonialista, por hartazgo, por búsqueda de una salida, por sentimiento.

Bien saben los que han superado una fobia, un miedo insuperable, que el afrontamiento progresivo y acompañado fueron rebajando sus angustias, su ansiedad, su miedo. Bien saben que sufrieron mucho de esa ansiedad anticipatoria en la que la duda al resultado bloquea, pero también saben que, una vez, ganado el espacio propio, la seguridad, la confianza, el miedo desaparece.

El Pánico a la independencia, a dejar de ser una colonia, a ser nosotros mismos, a liberarnos de este tutelaje construido con el miedo y sus mentiras con pies de barro, llevan un trabajo terapéutico de masas que no tiene porque llevar un resultado diferente al de la clínica piscológica individual.

ATREVÄMONOS A DESMONTAR LAS CREENCIAS IRRACIONALES QUE SIEMBRA NUESTRO ADVERSARIO.

AFRONTEMOS LA TAREA DE IR GANANDO PARCELAS DE SOBERANÏA Y CONFIANZA EN NUESTRAS PROPIAS FUERZAS.

GANÉMOSLE LA PARTIDA AL MIEDO, PORQUE EL COLONIALISMO EN CANARIAS TIENE LOS PIES DE BARRO.

(Este post ha sido censurado por Facebook España tras el acoso de grupos ultras que han bloqueado sus contenidos)

Te puede interesar