OJALÁ FUERA DIA DE CANARIAS

LO QUE PENSAMOS 30 de mayo de 2021 Por Semanario LA RAÍZ
La fecha del 30 de Mayo va unida a la de una Autonomía y un parlamento que representan un falso autogobierno y soberanía para el pueblo canario. Celebrarlo como día de orgullo o exaltación de la identidad canaria o su voluntad de ser un sujeto político con poder decidir su futuro colectivo, es tanto como blanquear al colonialismo o ayudarlo a sostener su fraude a los intereses de Canarias y a la legalidad internacional.

Ojalá pudiéramos decir que hoy tenemos motivos para celebrar. Sí, motivos, porque hasta el día elegido fue una invención de cuatro que, reunidos hace casi 40 años, decidieron disfrazar de canario el 30 de Mayo. Disfrazar con tradiciones y costumbres, una canariedad que, para ellos, empieza y termina  con topicazos cansinos y proclamas huecas de verdadera alma canaria por dentro. 


Un 30 de Mayo de 1983 constituyeron el primer parlamento de una Autonomía raquítica, súbdita, maniatada que ni sobre las aguas que rodean el archipíelago manda. Un parlamento que crea leyes para asuntos "domésticos", porque limitadas son las competencias que, en verdad, la metrópoli les tiene asignadas. ¿Es que alguien puede decir que tiene autonomía, si es otro el que se apropia de los beneficios que generas o te regatea cuantas migajas te va a dar para cubrir las necesidades básicas en tu tierra?.


Aquel día que hoy celebran de 1983, le pusieron a la Colonia que éramos y aún somos, el disfraz de una Autonomía española cualquiera, el corsé de la OTAN y la Unión Europea, el insulto de llamarnos ultraperiferia, en vez de darnos la oportunidad de poder ser una nación próspera, dueña de sus riquezas, que se relacionara también con África y América. Una nación que protegiera su despensa alimentaria, agricultura, ganadería y pesca; que desarrollara su propio modelo económico que hoy es sólo bar, solarium y galera de barrigas y carteras europeas.


Esa fecha que hoy acompañan de timples, romerias y arengas de canariedad que el resto del año desprecian, es la fecha en la, que parieron un arroró como himno y una bandera que sólo a los españolistas contenta. Ese 30 de Mayo es el de una televisión hortera y que el vosotros fomenta. Ese 30 de Mayo es el de la Autonomía que se deja convertir en cárcel de migrantes que huyen de la pobreza, pero que no quiere hablar de regular la residencia para quienes vienen en masa desde la Europa rica y usurera.
Tras casi 40 años de falsa autonomía, no podemos seguir celebrando una mentira que perjudica muy seriamente la Canarias rica, próspera, nuestra, que seguir siendo colonia nos niega.
Celebrar que somos canarios es algo diario. Celebrar que dejamos de ser una colonia, si que sería un motivo para alegrarnos, porque al fin tendriamos una oportunidad para hacerlo sin pobreza, desempleo y miseria.

Te puede interesar