CANARIAS EN EL MAPA DE LA GUERRA

CANARIAS 18 de junio de 2022 Por Semanario LA RAÍZ
EEUU y RUSIA han reactivado la guerra fría y, como ya ocurriera en el pasado, los frentes abiertos no sólo serán en Europa. En lo que a Canarias concierne, el estallido de esa "guerra imperial" tiene nombre propio: toda la franja del Sahel. Más Violencia, mayores hambrunas y un clima de total desesperación van a multiplicar por mucho los éxodos masivos y los problemas subyacentes.

114be7de-abc7-432e-94fd-d488a25addbd_16-9-aspect-ratio_default_0Y ante ese escenario Canarias se va a encontrar con dos efectos colaterales obvios. Uno es el incremento y mayor descontrol de las mafias de personas, que convertirán el Atlántico común en cementerios marítimos y a nosotros en abarrotadas "cárceles de migrantes" como ya ha pasado antes. Otra, la forzada militarización del archipiélago con hasta la posible presencia de importantes movimientos de contingentes militares de la OTAN. El denostado ex lider de CC, Jose Carlos Mauricio, avanzaba hace unos días, que "sería ideal la instalación de una central de inteligencia militar y espionaje de la OTAN aquí" y el Presidente del gobierno florero, Angel Víctor Torres, ni disimula sobre que la organización militar más genocida de la historia reciente "recale por aquí para garantizar nuestra seguridad". Bien sabe Madrid lo que significa eso de que tu gobierno tome parte en una guerra de agresión. El 11M sirvió de prueba de qué ocurre cuando te dejas llevar por EEUU y su OTAN a guerras inventadas, innecesarias, injustificadas.

Las pésimas consecuencias que las sanciones que la torpe UE ha implementado a Rusia, con efecto boonerang sobre sus propias economías, por no hablar de una política exterior española tan escudera como suicida, van a suponer que zonas muy aledañas y nuestro propio país entren en el mapa de operaciones de una guerra entre Argelia y Marruecos cada día más próxima. 

Si esto último se uniera a todas las guerras civiles que están estallando en el Sahel con la intervención poco disimulada de Francia, EEUU y Rusia, los puertos y aeropuertos canarios no sólo serán un flanco y puntos logísticos para esa "guerra total" en el norte de África, sino objetivos militares y hasta del terrorismo yihadista. Lo que nunca hemos sido, lo seremos por dejarnos llevar a guerras y conflictos por ser colonia de España. Bajo la excusa entonces de que "tendremos que blindar al turismo" tendremos que tragarnos una militarización que sólo en las mentes de estos genocidas belicistas significa su ansiado sueño desde siempre. 

Si la OTAN se termina asentando aqui como ya lo ha hecho en decenas de islas del mundo, para montar una base de operaciones para las guerras presentes y futuras que ya estén agendadas en África, definitivamente estaremos condenados para siempre a una tricefalia de infortunio: colonia extractiva turistica, cárcel de migrantes y base militar. 

Nada podemos esperar de nuestras instituciones porque son un muñeco roto. Tampoco esperemos nada de esa UE quebrada, segundona y comisionada de los EEUU. 

Tampoco somos ingenuos y sabemos de la "hibernación" en la que se encuentra la mayoría social canaria. Sólo nos queda la inteligencia de poder enfrentar a los "intereses y poderes" contrapuestos que se van a subcitar, como ya se hiciera para parar a Repsol. Tenemos que enfrentar al poderoso lobby turístico frente al poderoso lobby militar, frenar nuestra militarización usando paradógicamente a nuestros "expoliadores". Avivar una contradicción para no ver incrementada nuestra impotencia real por faltarnos fuerza de choque en solitario. Ese mismo slogan con que nos machacan, "¿de qué vamos a vivir sin turismo?" usarlo para frenar a los "matones" que vienen para meternos en guerras que no sólo son injustas sino ajenas. 

Esta nueva "invasión de problemas" no podemos enfrentarla sin sumar aliados y crear frentes más amplios que los meramente ideológicos. Si EEUU se asienta no se marchará nunca y tampoco podremos librarnos del modelo de explotación colonial español. 

Hay que sacar a Canarias del mapa de la guerra antes de que estemos en guerra. Sin soberanía no podemos aspirar a la neutralidad que ansiamos, pero no podemos jugar a esperar a tener soberanía para ganar un status de desmilitarización que nos aleje de la guerra a ojos de todos. 

Inteligencia en sentido amplio. Prioridad, nuestra paz. Sin alianzas estratégicas no vamos a frenar lo que viene. 

Te puede interesar