EL BRASIL EMPOBRECIDO GANA "IN EXTREMIS" AL FASCISMO: EN UN MES UNA SEGUNDA VUELTA SERÁ DECISIVA

OTROS CONTENIDOS 03 de octubre de 2022 Por Semanario LA RAÍZ
Brasil ha incrementado su pobreza al doble de lo que tenía cuando Bolsonaro llegó al poder. Más aún, la postura negacionista frente al covid del líder ultra, le costó a ese país 700 mil muertos. Hoy votaba y contra pronóstico y el sentido común los brasileños no le han pasado por encima. Aún queda una segunda vuelta. Será entonces. No es sólo el futuro de Brasil el que está en juego. También el del "pulmón del Planeta".
images (13)

El bloque BBB (Buey, Balance y Biblia) resiste y la izquierda dependerá de a donde vaya el voto de un 6% del electorado que en primera vuelta optó por otros candidatos.

Pese a que las encuestas previas daban al candidato de la izquierda, el histórico Lula de Silva, líder del Partido de los trabajadores, una victoria holgada en primera vuelta, no ha sido finalmente asi. Apenas un 3% a favor de Lula les separan. El candidato ultraderechista, Jair Bolsonaro, última  marioneta de EEUU en América Latina, entró en desgracia definitiva cuando hace 2 meses apoyó públicamente a Putin y Biden lo "borró" de la lista de aliados que heredó de Trump. Brasilia, la capital de este "trumpista del trópico", pero sobre todo un Sao Paulo que siempre había sido de izquierdas, le dieron oxígeno al ultra. Ha sido el noroeste del país, el Brasil pobre y el más castigado por el negacionismo Covid de Bolsonaro, el que ha desequilibrado la balanza ligeramente favor de la izquierda. Una izquierda que ha tenido que buscar apoyos más allá de sus feudos tradicionales en pos de frenar a un ultraderechismo muy alimentado por la Iglesia Evangélica que maneja el voto de un tercio del país.

La estrategia seguida por Petro en Colombia para ganar a la ultraderecha colombiana, parece haber sido adoptada también por Lula. Abrir hacia un Frente Amplio de País como fórmula para desbancar a las élites todopoderosas que desangran a los sectores más populares, parece estar siendo un proceder más inteligente por parte de las izquierdas latinoamericanas. 

El candidato ultraderechista amenazó hace unas horas con que no reconocería un triunfo de Lula y jugaría al mismo golpismo que usó Trump para deslegitimar el resultado. A estas horas la izquierda brasileña estaría temiendo un posible golpe militar si no fuera porque, curiosamente, "Biden ha ordenado al Pentágono de que se asegure que el ejército brasileño no interfiera en la estabilidad de la legalidad". Como Roma, EEUU no paga traidores y Bolsonaro pensó que podía ser un verso suelto en el guión oficial de Usa con Putin.

Te puede interesar