LOS CENTROS ESCOLARES DEL SUR DE TENERIFE DESBORDADOS

CANARIAS 09 de julio de 2022 Por Semanario LA RAÍZ
No hay alcalde del sur de Tenerife, que no reconozca que la llegada de nuevos residentes, procedentes mayoritariamente de España y la UE, ha desbordado centros educativos y de salud de su municipio. Los especuladores abrieron las puertas para ganar dinero con tanta cama y ahora "no hay colegios pa`tanto niño y joven".
10-09-14 Colegio Palmarillo - Comienzo curso public

Había que levantar hoteles y "hacer caja" con decenas de miles de nuevas camas hoteleras. Nadie les puso freno. La connivencia y el conchabeo político estaban en el ajo. Ahora la masificación es de tal calibre, que "los platos sucios y rotos" de esa orgía, no hay quien los maneje desde el punto de vista demográfico. Hay municipios del sur de Tenerife que han crecido a razón de entre 1000 y 1500 nuevos residentes al año, centros escolares concebidos para 500 plazas que tienen entre 800 y 900 escolares, institutos que tienen ratios insostenibles e infraestructuras que quedarán obsoletas a poco que se inauguren, porque ya el número para el que fueron concebidas está ya hoy superados.

Los "quejíos" de alcaldes que hace tan sólo una década se comportaban como verdaderos irresponsables y cómplices de la vorágine especulativa y constructora o que se llenaban la boca sobre lo bueno que tenía esto de crear "camas pa tanta gente", andan ahora criticando a la consejera de educación "de turno y mando en plaza" porque no hay dinero ni maquinaria capaz de crear nuevos centros educativos como churros. Es lo que tiene tener al frente de las instituciones a impresentables oportunistas que no ven más allá y que a la vuelta de la esquina demuestran que no tenían ni tienen la altura de miras que hay que tener.

turismo-pobreza

El "efecto llamada" para que decenas de miles de españoles y comunitarios, haciendo uso de la libre circulación y establecimiento, vinieran a Canarias a trabajar y vivir, tiene estos "efectos secundarios". Empresarios foráneos haciendo caja con sus hoteles y negocios y los servicios públicos canarios y el territorio soportando una carga brutal por culpa de la ceguera, la avaricia y la estupidez supina de gobernantes con el "síndrome del buen indígena" que, pensando en oro se quedan con espejitos donde ahora se refleja su cara de bobos.

La consejera de educación, Manuela de Armas, experta en esto de echar balones fuera y decir Diego y digo a la vez, manifiesta que "no hay centro pa tanto niño" ni profesorado. Ya ni doblando jornadas y abriendo los centros para horario de tarde les da.

Alguien podría pensar que este desbordamiento ha hecho recapacitar a los mismos alcaldes que ahora lloran y que al fin van a parar de dar licencias para nuevos alojamientos. Pues no. Ellos lloran a las consejerías los días pares y los impares dan palmadas a las espaldas de sus concejales de urbanismo para "hacer caja y amigos". Por aquello de "vivimos del turismo" todo vale, incluso malvivir. En verdad este "monocultivo" sólo genera una "economía bichada": damos más de lo que recibimos. Recursos naturales y económicos para que otros hagan caja en origen, recursos públicos propios para absorver una fuerza de trabajo que también viene de fuera y lo que nos queda de todo ello son limosnas.

De locos. Sin novedad en la colonia. El gobierno florero no era el cambio, sino un recambio al caos colonial de siempre.

Es incuestionable por muchísimas razones que Canarias necesite una ley de residencia que permita regular su capacidad de carga poblacional y sostenibilidad integral de su territorio. 

Te puede interesar