EL BOOMERANG DE LAS SANCIONES LO PAGAN NUESTRAS FAMILIAS

EDITORIAL 18 de septiembre de 2022 Por Semanario LA RAÍZ
Los canarios ya estamos empezando a notar los " efectos secundarios" del último episodio de "exceso de testosterona" de norteamericanos y rusos. La UE, llevada por los intereses de EEUU, impuso hace unos meses un paquete de sanciones a Rusia que ha acabado por convertirse en un verdadero boomerang para los bolsillos de la mayoría de a pie. Estamos ante un harakiri de la presunta "estabilidad" de los países de ese espacio. El sufrido pueblo ucraniano es la excusa, la necesidad de EEUU de salvar su viejo nuevo Orden Mundial la verdadera razón. En medio, los de siempre, los de siempre; los que ponen los muertos,los empobrecidos, los pueblos soberanos que en verdad no lo son.
manos-a-la-cabeza-orangutan-triste

Los temas internacionales no son ni la prioridad ni el foco de interés que este semanario se propuso al nacer. Evidentemente somos muy conscientes de que tener una opinión formada y  posicionamiento al respecto siempre es una ayuda y hasta una necesidad. Por tanto no rehuimos de hacerlo, aunque eso sí, desde una posición canaria y no como cotorras que repiten discursos importados.

Estar del lado de la justicia y la verdad, de la humanidad y las causas nobles, nos obliga a no comulgar con posiciones "de inercia". Para eso ya se bastan y se sobran los "aparatos de propaganda" pro-otánicos y rusos. Ucrania ha sido invadida por Rusia y EEUU ha contribuido a esa guerra con una UE de obediente y temeraria escudera. Esa es nuestra posición, nuestra premisa, pero más allá de eso, lo realmente relevante para los canarios, es cómo nos afecta esta escalada.

Ni con unos ni con "Otans"

Tratar el tema de la guerra de Ucrania, que realmente es hacerlo de la verdadera guerra mundial que está de trasfondo, es posicionarnos sí, pero además hacerlo bajo un prisma claramente anticolonialista, antimperialista y antibelicista cierto, pero también pensando en lo que se está gestando.

Ni que decir tiene, como punto de partida, que nosotros creemos en el derecho de autodeterminación de los pueblos. Criticamos toda usurpación cada vez que EEUU y la UE han decidido invadir países o empezar guerras ilegales allí donde los gobiernos no eran de su cuerda.  Por eso no vamos a dejar de criticar, repudiar y condenar ahora lo mismo, que es lo hecho por Rusia. Obviamente somos muy conscientes de que EEUU ha terminado propiciando esta respuesta agresiva de las autoridades rusas y que tras todo esta ola de "solidaridad" yanki-europea, sólo se esconde garantizar la supremacía que ese eje ha querido imponerle al planeta desde que terminó la segunda guerra mundial, pero sobre todo la guerra fría.

El coloso chino y la creciente influencia que ese país está consiguiendo en todo el mundo al socaire de su capitalismo de Estado, ha colocado a los "supremacistas" norteamericanos y sus aliados tradicionales, en la histeria más patente y de ahí a un conflicto abierto hacía tiempo que pendía un hilo.

Rusia era una presa más fácil que China y el imperialismo norteamericano se había lanzado, desde la caída del muro, a una estrategia de rodear de países y misiles de la OTAN al Oso ruso, que ya no es comunista, pero sí sabedor y muy reticente a dejarse caer bajo la bota de EEUU.

Por eso aqui habrá que estar atentos a cómo definirse. ¿Interesa que el mando y moneda yanky sigan imponiendo su dictadura mundial o por el contrario interesa más que exista otro orden mundial alternativo?. ¿Nos mantenemos como observadores de cómo las sanciones, los bloqueos y las invasiones del eje Usa-UE-Israel hacen y deshacen este mundo y planeta a su antojo hasta el exterminio o les paramos las patas desde un multilateralismo político, económico, financiero y conceptual más abierto?

La UE se dispara en el pie

Es una realidad palmaria que las sanciones económicas y políticas impuestas por la escudera UE a Rusia se han " revuelto" contra los pueblos de Europa y Canarias. A estas alturas resulta evidentísimo que otra vez la gente del común tendrán que pagar de su bolsillo los " excesos" de testosterona de "los de arriba". Sanciones a Rusia que al final apenas han hecho 'pupa" a Putin pero que por el contrario generarán una factura de nuevas precariedades a los ciudadanos de a pie, esos que aún no se han recuperado de pandemia y postpandemia económica.

Como quiera que la UE no tiene una política exterior propia y los estadistas que algún día tuvo ya están fuera del tablero, la presión estadounidense ha hecho caer a las autoridades comunitarias en un error de cálculo que va a terminar por cargarse todas sus economías. A día de hoy, pero sobre todo en el inminente invierno, Europa entera va a sufrir las consecuencias, los efectos secundarios, el boomerang de haber impuesto unas sanciones draconianas a un país del que dependía en gran manera sus economías, sobre todo el materias primas y de primera necesidad que ahora faltarán. Europa se aproxima inexorablemente a un "gran apagón" de sus sistemas productivos y energéticos, un recalentamiento brutal de sus economías y probablemente a un estallido social de sus clases medias y bajas que, estando ya agotadas tras la pandemia, ven venirse encima un empeoramiento de su muy tocados indicadores de calidad de vida.

Si ya estaba bastante tocada la credibilidad y reputación de las instituciones europeas entre sectores crecientes de las sociedades europeas como consecuencia de políticas que han terminado destrozando muchos sistemas productivos .

La factura canaria

Canarias, la llamada ultraperiferia de esta Europa "testosterómica", está en guerra. Una guerra que, como en otras, nadie nos preguntó si queríamos estar, padecer y mancharnos. Como tierra y gentes de paz, Canarias y los canarios repudiamos vernos colocados junto a un bloque político militar que ya antes ha promovido guerras ilegales como ésta de Rusia ahora. Pero más importante que eso aún, meternos en una escalada de efectos colaterales que sumirán a nuestra frágil economía y peor modelo económico en otro bache más que pagarán los de abajo. Nuestros peores salarios ya pagan una inflación de dos dígitos, el alza de la gasolina quita poder adquisitivo a los trabajadores, el patético gobierno florero terminará sin limosnas y tocando el gasto público y la recesión alemana, inglesa e italiana pondrá a miles de trabajadores canarios en la calle. Si otros fueran los andares de la perrita, otros habrían  sido los que pagarán la "gran cagada" en que se ha convertido la fanfarronada de creer que las sanciones a Rusia saldrían gratis. Acostumbrados ellos a "ponerle penas" a sirios,venezolanos,iranies,etc, ahora resulta que escupiendo tal alto andan bañados de orina.

El costo de la españolidad y la europeidad nos traerá nuevas tragedias sociales aquí. El pertenecer al mismo club de estos chulos volverá a ser pagado por los mismos humildes bolsillos. Lo que ellos identifican como "ir con nuestros aliados" se traduce en verdad como " mis cuatro amigos mataos" me han metido en una reyerta sin que conmigo fuera la cosa.

Alguien tendrá que empezar a explicar cuanto hay de mentira en que hasta la culpa del día y la noche la tiene Putin y la invasión. Alguien tendrá que esclarecer porqué lo de Ucrania era y es tan de vida o muerte como para arriesgarnos a una guerra nuclear. Alguien tendrá que empezar a poner en la calle que " mandar toneladas de armamento" sine die a un país, es alargar una guerra y hacer ricos a quienes hacen negocios con ellas. Los palmeros son de los que no entienden seguro que no hayan llegado las ayudas para sus vidas maltrechas pero si los fondos para armar a Ucrania.

El NO A LA GUERRA SIGUE SIENDO LA ÚNICA OFENSIVA CAPAZ DE ACABAR CON TANTO SUFRIMIENTO PRESENTE Y FUTURO, ALLÁ Y AQUÍ. No es ambigüedad, es sentido común. No es política de perroflautas, sino de quienes entendemos que ninguna guerra deja vencedores en quienes mueren en ellas y las padecen por culpa de las élites.

Te puede interesar