ESTAMOS ANTE SINVERGÜENZAS

CANARIAS 16 de noviembre de 2022 Por Semanario LA RAÍZ
No es sólo la derecha la que practica el bulo y la postverdad, la que infantiliza los debates y toma por toletes a los ciudadanos. También lo hace esa progresía barata que un día se llamó izquierda y ya con corbata, progresistas. En Canarias ya sabíamos que, entre los exponentes de esta segunda, teníamos a toda la sucursal del PSOE y a Román Rodríguez. A esta lista de espabilados y sinvergüenzas se han unido más recientemente Noemi Santana y Antonio Morales. Les ponemos ejemplos.
1626423032444

Antonio Morales es presidente del Cabildo de Gran Canaria porque los votos que sumó de más en 2019, los votos que miles de ciudadanos, que no votarían nunca a sus siglas, sin embargo entonces le prestaron para serlo, lo hicieron creyeron que era un político honesto, un gestor del bien común y una rara avis dentro de unas instituciones podrídas por dentro e incapaces de afrontar con seriedad problemas y retos. Que craso error, que testimonio más real de cómo una mentira bien proyectada es capaz de engañar y frustar los anhelos de tantos.

Quien se nos presentaba como un demócrata convencido, se ha terminado destapando como un cacique prepotente, caprichoso y soberbio que no admite disidencia a sus iniciativas. Quien firmaba artículos y declaraciones como adalid de un progresismo de bandera, ha elegido como aliados a multinacionales y empresariado de muy dudosa calaña. Quien se nos vendía como un Robin Hood del ecologismo, ha terminado insultando y tratando de "negacionistas" a todo ese inmenso caudal de personas que creyeron un día en su falso proyecto de ecoisla.

7770_maspalomas24h12

Los hechos están ahí, el testimonio de quienes con él han trabajado o pretendido hacerlo recapacitar, lo subrayan. Desde su búnker palaciego, ordena, manda y "dispara", se eleva  "hacia las alturas" y desde ahí  levanta unos macroproyectos que tienen su firma (la destrucción del barranco de Arguineguín y el abandono de Risco Caído), apoya otros (el tren y Siam Park) o simplemente pone su colaboración necesaria (miles de plazas turísticas más que nos llevan al colapso) para llamar sostenibilidad a su ego faraónico.

La gestión de Antonio Morales se caracteriza por su no gestión en ninguna de las áreas, líneas y ámbitos que prometió. No hay apenas ningún logro que resalte y su CAbildo es el gran ausente, pese a tener dinero amasado en sus cuentas. Autobombo, liderazgo de pago, sicariado al que se mueva en contra. De espanto.

Lo de Noemi Santana no se puede decir que no fuera una crónica de un bluff anunciado. Subida a los altares inexplicamente por el Podemos aquel unitario y hoy depedazado, la lideresa y consejera por cuota del gobierno florero, no sólo vende más humo de lo que realmente ha logrado sino que, con el tema de Cuna del Alma y Chira Soria, se han encumbrado, arrogándose posiciones a conveniencia para sacar rédito electoral donde sólo hay por su pàrte una vergonzante sumisión a sus corruptos socios de gobierno. Por la mañana en una manifestación en contra del Proyecto de Antonio Morales y al día siguiente su grupo político repitiendo su adhesión al mismo. En titulares en las redes sociales poniéndose medallas de otros, que sí que pararon los tractores en el Puertito, pero sus compañeros de partido y gobierno de la mano de quien arranca cardones y destroza restos arqueológicos con nocturnidad y alevosía criminal. 

Noemi Santana ha mirado para otro lado en los desahucios que un día combatió, ha sido escudero del sucursalista Partido Socialista español presidido por Fraga y no ha tenido reparo alguno de aguantar las maniobras de Román Rodríguez y el cacique gomero, que juegan a la política de quien es más fantasma. No es que no pudieran ser oposición dentro del gobierno, es que no han sido gobierno, ni han hecho nada para ser oposición a quienes están destruyendo Canarias. 

Ambos decían representar un cambio a décadas de desgobierno y rapiña de Coalición canaria, pero al final han sido un recambio, dejando un escenario peor, porque se han cargado las expectativas y los sueños de gentes honestas que creyeron que tras ellos había transformación, alternativa, empoderamiento de los nadies y un freno a la corrupción. Y es que corrupción no es sólo meter la mano, también lo es que la metan otros, que se compren voluntades, se silencie a la disidencia, se haga oidos sordos, se mire para los celajes, se hagan amistades donde antes se sabía que eran enemigos de Canarias. 

Noemi Santana y Antonio Morales se han sumado a esa larga lista de políticos que por seguir comiendo caliente y pisando moqueta, han insultado la inteligencia de quienes un día les votaron y que creen pueden aguantar sus egos sin paserles factura. Factura sí, la que les van a pasar en Mayo de 2023, sacándolos del poder y además, por frustración acumulada de sus bases, generarán desmovilización de quienes un día creyeron eran algo serio y no dos jetas más que se suman al montón.  

Te puede interesar