SOMOS DISTINTOS

CULTURA E IDENTIDAD 11 de marzo de 2021 Por Francisca de Gazmira  
Apuntes históricos sobre nuestra ideosincracia diferenciada

 En el año 1856 Antonio Franchi Alfaro escribió en Nueva York un libro titulado “Juicio crítico sobre los españoles y los canarios en Cuba”. En él su autor, entre otros asuntos, hace referencia a las diferencias existentes entre los españoles y los “isleños” en la llamada “perla de las Antillas”

 He seleccionado varios fragmentos de su obra, por considerarlos bastante indicativos sobre la no españolidad de los canarios:

  “ Una de las causas por la que los españoles no regresan a su país después de estar algún tiempo en Cuba, me fue explicada por un castellano: si yo volviese a mi pueblo nativo me llamarían Tío Manuel, mientras que aquí soy llamado Don Manuel. Si cualquier cosa en el mundo tiende a realizar la importancia de si mismo y su  auto presunción, esta egolatría es altamente apreciada por los nativos de la Vieja España. Sin embargo nada más estimado por ellos como un título de gran sonoridad”

 “Los más útiles e importantes colonos de Cuba son los nativos de las Islas Canarias, no solo porque comúnmente traen algún dinero, sino porque cultivan l atierra y resisten el calor y la lluvia de forma tan efectiva como los negros. Ellos traen, sin embargo, esa ventaja sobre los españoles, a quienes solo les gusta tranzar en negocios que requieran muy poca labor. Ellos (Los canarios) también simpatizan y encuentran amistad entre los criollos….Algunos retornan a su país después de haber amasado una considerable fortuna, en vez de permanecer en Cuba como es el caso de los españoles…Son (los canarios) sospechosos de ser políticamente apegados a los criollos”.

 “Uno de ellos me dijo (un criollo): los españoles son altivos hacia los humildes y humildes hacia los altaneros; valientes con los cobardes y cobardes con los valientes. Yo estoy convencido de que hay mucho de verdad en este retrato del carácter español”

 

A lo escrito ya hace más de 150 años seguro que los lectores de este artículo pueden aportar numerosos ejemplos más.

 FUENTE: La esclavitud blanca CCPC. Manuel de Paz y Manuel Hernández

 

 

Te puede interesar