EL DERECHO INTERNACIONAL Y LA RAZÓN: LA BOMBA MÁS EXPLOSIVA DE UN MPAIAC AYER Y HOY

LO QUE PENSAMOS 26 de enero de 2021 Por Hijos de Canarias
La legislación internacional obliga a los Estados y está por encima de sus propias leyes nacionales. La Descolonizaciòn es un mandato de la ONU desde su fundación. Toca ya que se cumpla en Canarias.
138039216_3020741678159999_8236452915982529195_n

Corre el año 2016.La Uned celebra en Madrid un seminario bajo el título "El impacto del terrorismo en la Europa Occidental" . Uno de los ponentes, Jose Luis Rodriguez Jiménez, ha recibido el encargo de desarrollar la incidencia del MPAIAC y desde el primer momento de su intervención, deja explícito que ha contado para ello con  "inestimable" colaboración de responsables y archivos desclasificados del Ministerio de Asuntos Exteriores español. "No me han dejado ver todo lo que existe" , afirma este profesor de Historia Contemporánea de la muy "célebre" Universidad Rey Juan Carlos I, "pero les garantizo que es una información que no había trascendido hasta ahora", manifiesta. Ante un público universitario en su mayoría, pero también de miembros del ejército y CFSE, el ponente deja claro de entrada que "llamar al MPAIAC una organización terrorista es mucho decir". La tesis de este profesor, que se identifica como más conocedor de la actividad terrorista de las organizaciones de extrema derecha en el tardofranquismo, es que "el arma más efectiva del MPAIAC fue su pericia diplomática".

Este profesor, de semblante y tono riguroso, acaba de sentenciar, seguro sin quererlo, que el MPAIAC no era para estar presente en ese foro, pero sí en otro que tratara la audacia y la inteligencia política de Cubillo, para convertir la acción exterior y la diplomacia en "la bomba más potente contra la que se enfrentó nunca el Estado español.

Durante la exposición, el Profesor Rodríguez Jiménez, expone documentos, comunicados y conversaciones oficiales de las embajadas españolas en Argel, París, Londres, dirigidas a distintos ministros españoles entre 1960 y 1978. En todas ellas, los distintos responsables informan por correo interno, de la "incomodidad" que las escaramuzas y movimientos de Cubillo están generándoles y el tono se va haciendo cada vez más agónico a poco que Argelia cambia su nivel de apoyo al MPAIAC. Bueno resulta aprender de los errores y sin duda conocer los contenidos de todas esas comunicaciones permite conocer que aquel Argel que siempre se nos quiso mostrar como solidario con la causa canaria, no lo fue tanto. Desde 1960 Argelia quiso vender a España su gas e incluso negociar un gaseoducto. Los noes de España coincidieron con los momentos de mayor apoyo "internacionalista" argelino y aquellos otros de promesas en firme para la venta, con enfriamiento hacia nuestra causa. Cuando en 1975 España comete la gran traición a los saharahuis y se desvincula de su responsabilidad como potencia descolonizadora, Argelia se venga de España dando más medios al MPAIAC. Cuando el PSOE le promete a las autoridades argelinas que, "de acceder al poder en España" terminarían las compras españolas de gas libio y se sustituirían por gas argelino, la emisora se cerró. Cierto que los españoles irían más lejos, mandando a dos sicarios a asesinar a Cubillo, pero la puñalada argelina al MPAIAC se llevaba gestando desde antes.

Resulta muy esclarecedora sin embargo la constatación de que "el terror" originado por el MPAIAC, el "petardo más sonoro", "el Acentejo" que más daño causó tanto al franquismo como al "neofranquismo" que siguió, fue la acción exterior del MPAIAC. Ningún pueblo oprimido por el Estado español ha estado tan cerca del reconocimiento real de su Derecho de Autodeterminación como la Canarias de los años 60 y 70, gracias a una estrategia que fue más inteligente que cualquiera otra y desde luego más que las que usaron la violencia y el terrorismo. El correo interno de las cancillerias y embajadas españolas puesto al descubierto, sin pretender hacerle elogio al MPAIAC, pero haciéndoselo, demuestra que el derecho internacional es la bomba que más teme España, que la mejor arma de destrucción masiva a usar contra el colonialismo español es jugar nuestras bazas, aprovechándonos mejor esta vez, de los enfrentamientos cruzados entre Estados en el escenario internacional. Entenderlo así hoy es necesario, pero verlo como así lo vio Cubillo hace 60 años, es de un mérito rotundo e impagable.

Te puede interesar