LA CONSTITUCIÓN FRANQUISTA YA NO ENGAÑA A NADIE: LUCHAR CONTRA EL FRANQUISMO ES UNA LUCHA ANTICOLONIAL

CANARIAS 13 de marzo de 2021 Por Semanario LA RAÍZ
Aquel "A por ellos" del 1 de Octubre catalán destaparon completamente que el constitucionalismo español era en verdad nacionalismo español enmascarado. En unos años más hemos visto como la ultraderecha que estaba escondida bajo el PP se hace mayoritaria. Que existan presos políticos y exiliados pone la guinda. El franquismo nunca murió con Franco.
129674328_998377317656202_5567465902569044412_n (1)

La marca blanca del franquismo, su constitución del 78, sigue avanzando en su proceso de descomposición. Esa transición democrática vendida como impoluta y ejemplo para el mundo, siempre fue en verdad una pantalla para que el franquismo se pudiera perpetuar sin Franco, pero con sus militares, sus jueces, sus élites y sus políticas. El dictador fue sustituido por un Rey inviolable y a la vez Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas. Los franquistas querían ser mercaderes en Europa y al PSOE se le prometía que una vez en la OTAN no habría más golpes a lo Pinochet. El Régimen pactó con los nacionalismos de derechas e incluso hizo negocios conjuntos y las derechas consolidaron un frente común para hacerse una, grandes y ricas. Pero un régimen con 80 años empezó a dejar supurar su olor putrefacto cuando en todas sus instituciones lo peor de cada casa se hizo general. Partidos podridos, jueces podridos, Rey podrido, instituciones de todo ámbito podridas. La emergencia del 15M y la ruptura con el Régimen de las élites catalanas, vinieron a poner las calderas en su punto de ebullición. Cuando los restos del Partido Comunista logran entrar con varios ministerios en un gobierno presidido por un socialdemòcrata con un ego sin control, el Régimen empieza a ver quebradas muchas más costuras.

La Constitución franquista se enfrenta a un espejo que transparenta sus muchas vergüenzas y sus centuriones entran en pánico. Para más inri, lo que consideran un caballo de Troya en su propio teatro democrático, consiguen pactar reformas con el independentismo vasco y catalán de izquierdas, detonando todas las alarmas. El franquismo ya no está para más disfraces y quiere mostrarse tal cual. VOX es su versión chusca, Ciudadanos su marca pija y el PP sus siglas más históricas, pero andan por primera vez en 40 años en clanes tribales por reunificar en un movimiento de salvación nacional. España nunca fue una y no lo será porque el franquismo se encargó de romperla en mil pedazos ayer y hoy. Las izquierdas españolas siguen en sus cainitas luchas internas y mucho nos tememos en que el PSE pronto volverá al redil. Los independentismos vasco y catalán están ganando tiempo y observando al tiempo como el adversario se resquebraja pero saben que romper con España no podrá conseguirse con diálogo. Y es que el Estado español no sabe, ni quiere dialogar nada que pase porque otros si quieran ser naciones modernas, sociedades justas, economías de un bien común, democracias de verdad. Por más reformas que le pinten, la Constitución española agoniza, su esperanza de vida está amenazada por su propio virus, su nacionalismo franquista que la condena a ser caverna.


El futuro de Canarias pasa por una Descolonizaciòn complicada pero necesaria, lejana pero no menos que una verdadera democratización en España. Esta Constitución no es en verdad democracia, como tampoco es autogobierno esta falsa autonomía. Romper con el dependentismo es salir de la corrupción y la podredumbre de sus instituciones. El constitucionalismo español es en verdad sólo nacionalismo español, pensamiento único y ayudar a perpetuar el franquismo. Por eso el anticolonialismo canario vuelve a ser también, de nuevo, lucha contra el franquismo.

Te puede interesar