ALGUNAS “PERLAS INÉDITAS” DE LAS CLOACAS DEL ESTADO CONTRA EL MPAIAC ENTRE 1977 Y 1981

ACTIVISTAS 08 de febrero de 2021 Por Semanario LA RAÍZ
"España pagó a varios diplomáticos de la OUA y alguna cancillería africana para que echara abajo la reivindicación independentista articulada por el MPAIAC en los años 70 y principios de los 80"
135785157_1019202432240357_363363890741608768_n


El que fuera primer Vicepresidente del Gobierno español en la reciente etapa del PSOE, Alfonso Guerra, desveló en sus memorias que, "España pagó a varios diplomáticos de la OUA y alguna cancillería africana para que echara abajo la reivindicación independentista articulada por el MPAIAC en los años 70 y principios de los 80" . Tanto el gobierno de Adolfo Suárez como el posterior de Calvo Sotelo “untaron con dinero” a varios gobiernos africanos y a delegados de la OUA para que informaran negativamente sobre la africanidad de Canarias y “torpedearan” desde dentro para que en la reunión de Nairobi de 1981 no saliera el expediente canario rumbo a Naciones Unidas. El ministro de Hacienda español de Calvo Sotelo, Jaime García Añoveros, le comunicó al hoy “muy nacionalista español” Alfonso Guerra que “sólo quedaban dos plazos por pagar” y ya corría el año 1982, pero que estaban consignados esos fondos en la misma cuenta del Banco de España desde la que se habían hecho las transferencias desde 1977 y que permitieron el soborno.


De las Memorias del presidente español Calvo Sotelo, nos quedamos con una frase que bien podrían resumir los esfuerzos denodados de los gobiernos de Suárez por cortocircuitar al MPAIAC y su influencia en segmentos importantes de la sociedad canaria. El 5 de junio en Madrid de 1981, antes de que la delegación de la OUA embarcara en vuelo regular de Iberia a Tenerife y a Gran Canaria, Leopoldo Calvo Sotelo le lanzó un aviso durante una cena: "Basta con tener los ojos y los oídos abiertos, y sacar de ello las conclusiones oportunas.


Con parte de ese dinero, se financió igualmente la visita de esos delegados de la OUA a Canarias en Junio de 1981, a los que se les conminó y gratificó para informar sobre la españolidad de Canarias. Entre los cicerone de aquella visita “programada” estuvo el entonces delfín de UCD y después prohombre del PSOE en el archipiélago, Antonio Márquez Fernández. En la crónica que éste hacía luego en el periódico del Régimen colonial,

LA PROVINCIA, describía la visita de la “comisión de la OUA” de la siguiente manera: Recuerdo "lo impresionados que estaban todos" porque creían sinceramente que llegaban a un sitio africano, lleno de población árabe y negra, que vivía en cabañas con taparrabos, y se encontraban con una pujante capital europea, blanca, de lengua y cultura españolas hasta en los lugares más alejados...". Incorporaba a su “contundente descripción” cómo los delegados pudieron apreciar cómo “más de 20 mil canarios acudían a una jornada de puertas abiertas en la base naval de Las Palmas donde el ejército hizo exhibición de su entrenamiento y confraternidad con la población”. Fuentes del servicio secreto español en varias ocasiones han confirmado a periodistas que realizaron reportajes a posteriori que “un diplomático español destinado en el comité de recepción oficial, llevaba un maletín que cambió de manos en el aeropuerto” al partir la delegación hacia el continente.


Como ahora en algunos chats militares, ya entonces los militares entraban en política en Canarias. Así las cosas el capitán general de entonces, González del Yerro advertía el 23 de mayo de 1981: "El canario quiere conservar su identidad. Hay una petición de paz y un ansia de seguridad en la mayoría de los habitantes de estas islas (?) pero hay una minoría muy activa (que se opone) a la auténtica esencia canaria, aunque presume de exaltarla". En 1986, esa ansia de paz, se le tornaba al gobierno español en un mayoritario NO A LA OTAN en Canarias.
Para ahondando más aún en la llaga que el MPAIAC le creó al colonialismo español de finales de la dictadura franquista, el tardofranquismo constitucionalista y el nuevo nacionalismo español del PSOE, una perla: En la sesión del Seminario Cívico Militar del miércoles 3 de junio de 1981 en S. C. de Tenerife se adoptó, entre otras, la siguiente conclusión, que seguía la doctrina de no dar puntada sin hilo. "Debemos contar con los cuadros capaces de utilizar los medios de información para proteger a la población de toda agresión indirecta, interior y exterior, que en forma de propaganda, difusión cultural, política, técnica, busque la penetración psicológica para el desarme moral de la población". Unos meses después el Ministerio de Defensa crea el Tercio Especial Operativo número 10 de la Guardia Civil en Canarias.

Te puede interesar