NUEVA CANARIAS: PROYECTO AGOTADO Y SIN REGENERACIÓN

CANARIAS 09 de abril de 2022 Por Redacción
La formación que lidera Román Rodríguez, sustituye su definición nacionalista por la de "canarista". En un Congreso preparado hasta el más mínimo detalle, sin debate y con ponencia y resoluciones que no aportan nada nuevo, la NC que cumple 17 años ya, es hoy más, una estructura de cargos públicos, que una organización con implantación real en la sociedad.
p525812afot
Semanario La RAIZ-canarias-noticias

Tal como estaba previsto en el guión, un 100% de los "delegados" ha reelegido a Roman Rodrìguez para que sea el Presidente de NC hasta 2026, cumpliendo así en ese momento 21 años en el cargo. El consejo político, de 112 miembros seguirá siendo al 91% el mismo y la Ejecutiva sólo incorpora nuevos a 5 miembros de Tenerife y una de Fuerteventura. 

La organización política que lidera Román Rodríguez desde su nacimiento hace 17 años, se ha reunido este fin de semana para reelegir a su presidente y ejecutiva "autonómica". La única novedad viene dada por la puesta de largo de su  apuesta por lo que ha dado en llamar "canarismo", un sucedáneo de su autonomismo de facto en su práctica política desde hace más de 10 años


Según la ponencia política que, con seguridad, será apoyada este domingo por una mayoría "a la búlgara", el partido "suavizará" aquella su inicial definición de hace casi dos décadas como "nacionalista de izquierda" y adoptará la de "canaristas progresistas". Según ha podido saber LA RAÍZ de fuentes de esta organización política, con esta nueva "adscripción", se pretende consolidar la apuesta autonomista y de centro izquierda y dejar atrás posiciones nacionalistas que no responden al nuevo rol que acomete el partido. NC pretende seguir los pasos de CC en cuanto a ser un partido de gobierno y no una organización política de cambio en Canarias. Mucho menos va a ser de "construcción nacional" porque a muchos de sus actuales componentes hasra lo de "nacionalidad" les chirria en los oidos. El llamado Frente Amplio con el que adornan sus candidaturas es además un total fracaso que nisiquiera llega vivo al año después de cada comicio. Las únicas islas en donde ha conseguido una mínima articulación que no llega a las 50 personas son Tenerife y La Palma. En Gran Canaria está su fuerte, pero es sólo gracias a sus cogobiernos municipales. Las Palmas de Gran Canaria es su principal fracaso ya que apenas supera el centenar de militantes, cargos públicos a la vera de Pedro Quevedo, Román Rodríguez  y Carmelo Ramírez mediante. 


En unas recientes declaraciones de Román Rodríguez, éste afirmaba que "su partido se ha consolidado y detenta responsabilidades de gobierno en la Autonomía, con aspiraciones muy fundamentadas, de poder seguir cogobernando con el PSOE cuatro años más". Algunas voces, con datos en la mano y la evidencia de los resultados electorales más recientes, se refieren al partido como "proyecto agotado, sin implantación real más allá de Gran Canaria, sostenido por una estructura de 110 cargos orgánicos que a la vez son cargos públicos". Las mismas fuentes señalan que "la ejecutiva tiene una media de edad de más de 50 años, la organización juvenil está muerta y los retrocesos electorales son muy evidentes en Telde, Sta Lucía y San Bartolomé de Tirajana donde ya no son ni serán mayoritarios como antes".


Otras fuentes señalan que, el otrora dirigente alternativo, Antonio Morales, con más de 40 años ininterrumpidos en las instituciones, forma hoy una misma "unidad de destino" con la tricefalia que en verdad ha dirigido el partido desde su creación: Román Rodríguez, Carmelo Ramírez y Pedro Quevedo. Morales, pese a las encuestas infladas por su empresa demoscópica de cabecera y convenientemente filtrada al Canarias 7 en los últimos días, aparece sobrevalorado. Ya no es el icono ecologista y de izquierdas que vendió en su día y eso le pasará factura en las próximas elecciones. 

Aunque el principal "todopodeso" público del partido, que en todo momento ha compartido esa función con la de cargo público en distintas instituciones, no tiene contestación interna y es el único dirigente en Canarias en ostentar durante 17 años la presidencia de un partido, hay quien piensa que, no hay cambio porque no hay relevo y porque "sigue siendo en el fondo un partido sostenido por 4 o 5 alcaldías". Ni su delfina cremallera, Carmen Hernánddz, ha sabido brillar con luz propia y se ha limitado a acaparar cargos: diputada, alcaldesa y vicepresidenta "florero" en el partido. 

Sea como sea, este fin de semana, NC cerrará su congreso marcado por esa "continuidad", un afianzamiento de su bisoñez ideológica y la aspiración de seguir siendo un partido de obediencia canaria... a Madrid.


 
 
 
 
 
 

 

Te puede interesar