LA MENTIRAS DEL "BWANA"

EDITORIAL 15 de abril de 2022 Por Editorial
Este vocativo o sustantivo tomado prestado del Suajili (bwana), estuvo muy extendido en todos aquellos territorios africanos donde el esclavista o colono europeo usó a los naturales del lugar para su provecho. El ¡Sí, Bwana! o Sí a todo lo que dijera, mandara o ordenara el Señor /Amo, fue una expresión que acuñó hasta el cine para trasladar la sumisión del "negro" al "hombre blanco" al que servía. Con "Las mentiras del bwana" intentamos desmontar otro de esos embustes fabricados por el colonialismo español: la necesidad de ser una etnia diferente para ser un país independente.
IMG_6760

¿Necesitó ser azteca un mejicano para ganar su independencia de españoles o norteamericanos?¿Lo necesitó un boliviano, un chileno, un argentino, cualquier latinoamericano?¿Eran descendientes de incas o mayas los que lucharon por su independencia de España?¿Cuantos hijos de españoles o canarios hicieron con Bolivar la independencia de Venezuela o Colombia?. ¿No eran blancos, anglófonos, descendientes de inmigrantes europeos los que ganaron la independencia y fundaron los Estados Unidos de América?.Y Australia o Nueva Zelanda, ¿no tienen incluso hasta en su bandera restos de haber sido en algún momento territorios de Inglaterra?.

¿España se forjó de los íberos?¿La colonización romana y el bautizo como Hispania, rompió en manera alguna un hilo mágico de pertenencia a alguna etnia concreta y genuina?. La presencia durante 8 siglos de los árabes o de los franceses en otro período, ¿debe ser interpretado como un trauma, un obstáculo, un borrón, para que hoy se llamen España? 

Si en América Latina, fueron los tataranietos de los conquistadores quienes lucharon por su independencia de España, ¿a qué en Canarias esa machacona obsecación de recordarnos lo de que, "todos los guanches murieron y hoy somos descendientes de los conquistadores" (¿?), como argumento que dejara sin fundamento que somos una colonia?. ¿Es que acaso que un ecuatoriano que habla español, un marroquí que habla francés, un sudafricano que habla inglés, necesitaron ser de una raza diferente para reivindicarse con derechos para dejar de ser europeos?

El "Buana" español no se ha cansado de repetir a sus "porteadores" en esta colonia, que "los guanches desaparecieron", "que eres descendiente de los conquistadores", "que aquellos estaban en el neolítico y la colonización trajo la civilización". El "Buana" español fabricó las pruebas necesarias para edificar la gran mentira de que nuestro substrato aborigen desapareció, como si el bautizo, los nuevos nombres, la españolización con apellidos, el "apartheid" cultural tras la conquista, pudiera meter bajo "cal viva" a toda una primigenia comunidad diferenciada. El "Buana" español, como aquel asesino de película, no sólo cometió el crimen, sino que se preparó decenas de coartadas, haciendo desaparecer los cuerpos, borrando la sangre, quemando documentos, tirando a la basura las pistas, creando historias que desviaran la atención de quien investigara o investiga prueba lo contrario hoy. 

Con independencia de que ya hoy los avances de la ciencia han podido determinar, con absoluta claridad, que los actuales canarios, al menos en un importante número, tienen en su huella genética la de aquellos y aquellas que un día por primera vez aquí habitaran, el debate de nuestra etnicidad no es ni fundamento ni obstáculo al que debamos asociar nuestra lucha por ganar nuestra descolonización . Es verdad que hubo un momento histórico, en el que algunos quisieron asociar el derecho de autodeterminación a la diferencia étnica entre colonizador y colonizado pero, ¿de verdad alguien decidió en algún momento que este criterio racista fuera condition sine quanom y está dispuesto a seguir argumentándolo hoy?. ¿Se lo exigieron a Kosovo?¿Se lo exigirán a Escocia?.¿Formaba acaso parte del argumentario en Catalunya?. Claro que no. 

Reivindicarnos como guanches, canarii, gomeritas  o sólo como canarios, ser descendientes de los primeros o de la mixtura de muchos pueblos distintos que por aquí han recalado, ¿es de verdad una necesidad imperiosa, cuando en verdad lo recurrente, lo determinante, lo fundamental, es que quienes hoy habitan esta tierra, lo que necesitan en verdad es dejar de ser colonia, para poder tomar mejores decisiones para su presente y porvenir?.

Echemos abajo otra mentira más del BUANA ESPAÑOL. Si no quiere entender de historia, si niega las evidencia de la ciencia, si lo que quiere es continuar cimentando su NO tomando como base conquistas, etnias, razas y Rh, tiremos por tierra toda su estrategia: NO HACE FALTA SER DESCENDIENTE DE LOS PRIMEROS CANARIOS PARA REIVINDICAR QUE QUEREMOS DEJAR SE SER,... SU COLONIA.

Del ¡ Sí, BUANA ! al ¡ JAMBO (Hola) Libertad ! hay sólo una cuestión de actitud, pero sobre todo de necesidad para mejor vivir. Pensar que un territorio y un pueblo no puede vivir sin la tutela de otro es pura mentalidad colonial. Defender que una Canarias mayor de edad, con potencialidades evidentes, en un mundo globalizado, junto a un continente rico en recursos y con otro estatus más razonable de relación amable con la UE, no puede dejar de ser sólo colonia es simplemente un mito construido por el BUANA para que el canarito siga pensando sólo en vivir de migajas. 

Te puede interesar