LA METAMORFOSIS DE MORALES

LA BAJA DEL SECRETO 08 de noviembre de 2022 Por LUIS SOCORRO
Publicamos aquí un interesante artículo del periodista Luis Socorro, originalmente inserto el 10 de Mayo de 2021 en las columnas de opinión del periódico Canarias 7, que ya dibujaba el giro radical que Antonio Morales estaba dando a sus posiciones políticas y supuesto talante no caciquil. Lo traemos nuevamente a la actualidad para su lectura en tanto que muchas de sus premoniciones de entonces se han cumplido un año después.
la-metamorfosis-inversa-de-v-9wctnjkXI-uPk8CG4Jynw


«En España existe un lobby energético muy importante. Se reúne en torno a Unesa, la patronal de la energía. En esta patronal de la energía y las petroleras intervienen también la banca y cajas españolas que están ligadas a ese mundo de la energía; a su vez, controlan a los más importantes medios de comunicación. Se crea el mensaje de que (las renovables) son más caras, que no se pueden almacenar en un sistema aislado como el canario y que no pueden ser la alternativa. Es una gran falsedad, una gran mentira fabricada para disuadir, para ahuyentar a la ciudadanía del convencimiento de que es posible, en nuestras casas, generar energía, democratizar la energía, hacerla plural, amplia, participativa… que no esté en manos de unos pocos».

Con esta claridad y contundencia se pronunciaba Antonio Morales en el Seminario de Comarcas Sostenibles celebrado en 2014, en Carrizal, este de Gran Canaria. Meses después, era elegido presidente del Cabildo de la citada isla con el aval de miles de votos. Entre ellos, el mío. Si dudan de que esas declaraciones sean de Morales o que estén tergiversadas o fuera de contexto, vean el documental La transición hacia un nuevo modelo energético. Está en You Tube, concretamente a partir del minuto 11.

En dicho documental, producido por la federación ecologista Ben Magec, el exalcalde de Agüimes también explica su receta para facilitar la transición energética de los combustibles fósiles a las energías limpias derivadas del viento y del sol. Vayan al minuto 38 de dicho documental.

«Canarias, como dijo Jeremy Rifkin, es la Arabia Saudí de las energías renovables». La frase, así de literal, es de Antonio Morales, el defensor de la central hidroeléctrica que se proyecta en el cauce alto del barranco de Arguineguín, el megaproyecto que impulsó políticamente José Manuel Soria, el exministro de Energía que primero recortó y luego eliminó las primas a las energías de la naturaleza para favorecer a las eléctricas, a ese lobby de la patronal de la energía que repudia, o al menos repudiaba antes de ser presidente del Cabildo, Morales. ¿Quién no iba a decir que Morales y Soria irían de la mano en un proyecto liderado por Red Eléctrica de España, una empresa que cotiza en el Íbex 35? Impensable…

Y el sureste de Gran Canaria es el caviar de esa Arabia Saudi sostenible porque, según Morales, «reúne las mejores condiciones del mundo en horas de sol, en horas regulares de viento; por lo tanto, por qué desaprovechar ese manantial de energía y también manantial económico porque puede generar otro tipo de riqueza para estas tierras, que puede generar innovación, desarrollo, nuevas tecnologías, pequeñas industrias en torno a la producción de renovables y mantenimiento de los parques, a la exportación de cara al continente africano, a reducir emisiones, a generar economía alternativa porque la producción renovable es más barata en Canarias que las convencionales… Son tantos los valores que defendemos que merece la pena insistir».

Dentro de cuatro semanas, Antonio Morales cumple seis años al frente del Gobierno insular. En este sexenio, parece que ha dejado de insistir: ¿cuántas pequeñas empresas de carácter sostenible se han propiciado o apoyado desde el Cabildo? El presidente del Cabildo de Gran Canaria tiene todo el derecho del mundo a cambiar de opinión y de estrategia. En el programa político con el que se presentó en 2015 la central de eléctrica de Chira-Soria no existía, pero si un catálogo de medidas para combatir el cambio climático, favorecer la transición energética y alcanzar la soberanía energética, soberanía que no logrará Gran Canaria porque Morales garantiza a REE la explotación de la central de Arguineguín durante medio siglo. Sí, sí, 50 años. No conozco a nadie que firme una hipoteca por tanto tiempo. Casualmente, las recetas que defendió Morales en su programa electoral son las que propone la plataforma contra la construcción de la central de Red Eléctrica a modo de alternativas.

Como digo, la metamorfosis energética de Morales es legítima, pero los ciudadanos tenemos el derecho de saber por qué ha cambiado de opinión. De saber por qué Morales no ha querido convocar una cumbre de expertos nacionales e internacionales, como se le demanda desde diversos foros, para evaluar las pros y contras del negocio que hará REE y Endesa a costa de la hidroeléctrica. La plataforma contra la central no está sola. La Unión de Asociaciones de la Reserva de la Biosfera de Gran Canaria, que aglutina a muchos agricultores de la Cumbre, cuestiona el argumento de que aportará agua a la comarca. En este sentido, el vídeo que promociona el proyecto da dos afirmaciones rotundas: las presas estarán siempre llenas y aportarán 700.000 metros cúbicos de agua cada año para la agricultura, reforestación y combatir los incendios forestales. Teniendo en cuenta que la capacidad de Soria y Chira supera los 37 millones de metros cúbicos, la cifra que aportará al sector primario el ahora denominado Salto de Chira es ridícula, no llega ni al 2%.

Han surgido otros colectivos, como Salvemos Gran Canaria o Ingenieros por la Sostenibilidad, que ha denunciado ante la UE irregularidades. Otros ingenieros, como Roque Calero, Francisco Cabrera y Lucas Valido cuestionan aspectos en algunos casos y en otros rechazan abiertamente el proyecto por cuestiones técnicas y de solvencia energética, sin entrar en el impacto sobre la naturaleza que denuncia la plataforma Salvemos Chira-Soria. Aún no tengo contrastada toda la información para hablar de los ciclos combinados, la clave para invalidar y renunciar, según un buen puñado de expertos, a una obra que transformará la paz en la que viven los habitantes de los pueblos del barranco de Arguineguín. El pasado viernes 30 de abril, por cierto, han llegado a Bruselas las últimas alegaciones contra un proyecto del que, desgraciadamente, no están todas las cartas boca arriba. Y la razón de ello es la metamorfosis de Morales.

· Antonio Morales proponía crear «pequeñas industrias que giren en torno a la generación de renovables» para facilitar la transición energética

Te puede interesar