ENTRE LA DEMAGOGIA Y LA CONTRADICCIÓN PERMANENTE

EDITORIAL 10 de octubre de 2022 Por Semanario LA RAÍZ
Voces canarias han estado presentes estos últimos días en las sesiones que el comité de descolonización de la ONU ha celebrado en Nueva York. En total han sido 32 las personas que se han desplazado hasta allí a reivindicar el derecho de autodeterminación y que se haga efectiva la resolución 15/14, como manda el Derecho Internacional y sentencia la misma ONU. Lo curioso es que la delegación no demanda ese derecho para Canarias e incluso muchos de sus integrantes se han mostrado contrarios a que lo ejerzan pueblos también cercanos, como los vascos o los catalanes. Más curioso aún, se han quejado por la posición del gobierno español y el PSOE, favorables, ahora, a que el Sáhara Occidental sea una comunidad autónoma de Marruecos, como lo es Canarias por imposición de España. Ese mismo gobierno español que han mantenido con sus votos y ese mismo PSOE con el que cogobiernan en Canarias.
0_19my5q2r

Según distintos medios de comunicación, "la tensión entre los colectivos prosaharauis de Canarias y el Gobierno español sigue in crescendo por la ofensiva de los primeros para defender ante Naciones Unidas (ONU) el derecho a la libre autodeterminación del Sáhara Occidental y contra el cambio de posición del Ejecutivo de Pedro Sánchez asumiendo plenamente la vía de la autonomía para la ex colonia como territorio bajo soberanía del Reino de Marruecos". Dichos colectivos, "denuncian el «desprecio» con que han sido tratados por parte del embajador español permanente ante la ONU, Agustín Santos, por negarse a recibirlos sin ni siquiera contestar a ninguna de las tres solicitudes tramitadas con ese objetivo". Es cuando menos sorprendente que una delegación, que sabe de los bandazos que el Estado español ha dado con el tema saharahui, se extrañe de que un diplomático, que ya días antes rehusó a hacer uso de su turno de palabra en el debate, para dejar claro que España ha vuelto a traicionar a los saharahuis, pudiera hacer algo distinto a despreciar al grupo de canarios. 

Uno de los miembros de esa delegación, el concejal del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria Pedro Quevedo, que intervino en ese foro, "denunció en presencia del embajador que la «indignidad recibida en la entrega de acreditaciones no se encuentra a la altura de lo que representa esta institución ni de la dignidad de nuestros colectivos ni de la del funcionario de la ONU, que nos atendió en condiciones no aceptables».

"Como el resto de representantes de los colectivos canarios que intervinieron en la Comisión de Descolonización, Quevedo expresó la posición de su partido, Nueva Canarias-Bloque Canarista, «en defensa del derecho del pueblo saharaui a la libre determinación sobre su futuro para concluir su proceso de descolonización de acuerdo con la resolución 1514 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas». Insistió en que ese derecho está recogido en más de 60 resoluciones de la ONU, una vez por parte del Tribunal de Justicia de la Haya, además de «múltiples veces» por parte del Parlamento de la Unión Europea, por «centenares de pronunciamientos de gobiernos locales y regionales de España» y por los acuerdos de la Unión Africana en el sentido de reconocer a la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) «como uno de sus integrantes».

La constante demagogia y contradicción por bandera

Hacer esta encendida defensa de estos derechos fundamentales es un acto digno para cualquier persona que se considere demócrata y progresista. Nosotros, sin ir más lejos, suscribimos esos derechos para cualquier pueblo del mundo. Lo contrario, entender que para unos pueblos sí y para otros no, es lo que no casa, lo que representa el más absoluto de los esperpentos. El derecho autodeterminación va mucho más allá de lo que unilateralmente decidan MArruecos y España y todavía más lejos de la discriminación que de ese derecho hace el Sr. Quevedo, Que un canario hable en esos términos tan claros y firmes en la ONU, pero niegue ese mismo derecho a su propio pueblo es de traca. Que pida un referéndum en el Sáhara pero votara a favor del 155 para que se le negara a porrazos al pueblo de Cataluña, es de sonrojo. Que no acepte un Estatuto de Autonomía para el Sáhara por su condición de ex-colonia española, pero se desgañite para dar carta de naturaleza a otro estatuto que enmascara el carácter de colonia de Canarias, lo retrata.  Pero la cosa tiene más miga. El partido del Sr Quevedo, del Sr. Carmelo Ramírez, es socio escudero del PSOE. Todo el ruido que ha escenificado en Nueva York es incapaz de hacerlo en el PArlamento de Canarias o en el seno del gobierno del que forma parte. Cada vez que NC vota a favor del PSOE está dándole un bofetón a la mejilla del pueblo saharahui. ¿O es que los saharahuis lo tendrían que interpretar de otra manera?.

Otra cuestión diferente es porqué los dirigentes de la RASD ignoran la condición colonial de Canarias. Porqué miran para otro lado cuando en distintos foros se reivindica el derecho de autodeterminación de Canarias. Porqué optan exactamente por la misma postura que su enemigo marroquí, negar a Canarias su derecho a decidir bajo el mismo derecho internacional que quieren que a ellos les ampare. 

Te puede interesar